TIENE QUE SER AQUÍ O´FARREL, MAGGIE

Nota media 6,83 Bueno 6 votos 2 críticas

Resumen

Daniel Sullivan y Claudette Wells son una pareja atípica: él es de Nueva York y tiene dos hijos en California pero vive en la campiña irlandesa; ella es una estrella de cine que, en un momento dado, decidió cambiar los rodajes por la vida en el campo, la fama por el anonimato. Ambos son razonablemente felices. Sin embargo, esta idílica vida, trabajosamente construida entre los dos, se tambaleará cuando Daniel conozca una inesperada noticia sobre una mujer con la que perdió el contacto hace veinte años. Este hallazgo desencadenará una serie de acontecimientos que pondrán a prueba la fortaleza de su matrimonio.

2 críticas de los lectores

8

“Tiene que ser aquí” de la escritora irlandesa Maggie O’Farrell, de quien ya había leído otros dos libros, que me gustaron mucho, es una novela de estructura compleja, pues cada capítulo ocurre en un momento temporal y con narradores y ubicaciones diferentes, lo que unido a la diversidad de personajes que contiene, hace que haya que estar muy atento y no dispersarse en la lectura de esta historia amena y ambiciosa, sobre todo en la forma, en la que la autora maneja con maestría la relación entre el pasado y el presente y en la que, por medio de una atípica trama, nos hace reflexionar sobre el amor, la infidelidad, la relación de pareja, los errores de juventud, las relaciones familiares, el peso de la fama y sobre todo sobre la importancia de creer en las segundas oportunidades. Pasada la mitad del libro, el relato continúa por orden cronológico y es aquí donde todo cobra sentido y la autora nos muestra su habilidad para hilar las diferentes historias, encajando a la perfección los personajes y los momentos que se han ido sucediendo a lo largo de la novela y que confluyen espléndidamente hacia un desenlace común, en el que se plantea también la necesidad de encontrar nuestro sitio; ese sitio al que consideremos que pertenecemos y que cuando lo encontremos, podamos decir “Tiene que ser aquí”

hace 2 días
5

Un libro que se debió haber terminado a la mitad, cuando aún permanecía el regusto a buena literatura propiciado por las 200 primeras páginas. A partir de ahí, empiezan las dudas, que se van ampliando hasta entrar en una deriva preocupante que culmina con un final patético. Es increíble que ambas mitades de la novela hayan sido escritas por la misma persona. Esta autora necesita un buen asesor editorial.

hace 7 meses