TODOS DEBERÍAMOS SER FEMINISTAS NGOZI ADICHIE, CHIMAMANDA

Nota media 8,25 Muy bueno 36 votos 4 críticas

Resumen

Ser feminista no es solo cosa de mujeres. Chimamanda Ngozi Adichie lo demuestra en este elocuente y perspicaz texto, en el que nos brinda una definición singular de lo que significa ser feminista en el siglo XXI. Con un estilo claro y directo, y sin dejar de lado el humor, esta carismática autora explora el papel de la mujer actual y apunta ideas para hacer de este mundo un lugar más justo.

«Hoy me gustaría pedir que empecemos a soñar con un plan para un mundo distinto. Un mundo más justo. Un mundo de hombres y mujeres más felices y más honestos consigo mismos. Y esta es la forma de empezar: tenemos que criar a nuestras hijas de otra forma. Y también a nuestros hijos.»

4 críticas de los lectores

9

Este libro te despierta los pensamientos más lógicos sobre el concepto del feminismo, en realidad es una transcripción de un discurso y es muy rápido de leer. Me ha gustado mucho los conceptos que escribe al final. Lo recomiendo 100% para abrir la mente y pasar un buen rato.

hace 2 meses
10

Esencial, educativo y necesario. Una forma muy fácil y amena de abrir los ojos, de darte de bruces con la realidad a la que nos enfrentamos las mujeres todavía en nuestro siglo. Lo recomiendo sobre todo como forma de introducirse en el feminismo.

hace 2 meses
7

Si no le he dado más puntuación es por que a mí personalmente no me ha abierto los ojos, ni me ha dicho nada que no sepa ya y seguramente lo olvidaré rápido. Sin embargo me parece perfecto para personas que quieran iniciarse en el feminismo, que tengan una idea equivocada de lo que es o que lo sepan pero necesitan que se lo recuerden. Es super breve (yo lo leí en 20 minutos), ligero, ameno y muy concienciador. Me ha servido para ver como escribe la autora y motivarme a leer Americanah. Me hubiera gustado que el texto estuviera más desarrolla pero es el discurso que ella dio y fue un buen discurso tal cual, todos deberíamos leerlo.

hace 4 meses
7

Creo que funciona mucho mejor como discurso en directo que como libro. Directo, mordaz, sencillo, compuesto de anécdotas del día a día en la vida de la autora, extrapolables a cualquier mujer en cualquier país. Concienciador de una realidad que a veces, por "normal", se pasa por alto. Todas estas cualidades son de diez para un discurso, pero al pasarlas al papel, creo que se podría haber completado con algo más de profundidad. Aún así, todos deberíamos leerlo, y todos deberíamos ser feministas.

hace 1 año